Las relaciones de poder permean todas las esferas y espacios sociales. En una sociedad pluricultural y multilingüe como la guatemalteca, el carácter de las relaciones interétnicas que ocurren en la actualidad son un  reflejo de la forma en que, históricamente, se han entretejido y ejercido las relaciones de poder entre los diferentes grupos (étnicos y de clase) entre sí, y de ellos frente al Estado. El poder se ejerce a través de medios coercitivos, pero también  por medio de otros mecanismos más sutiles, como los rituales y los símbolos. En esta área se aborda el estudio de las relaciones de poder, desde la antropología política, y por lo tanto, estudia las ramificaciones y prácticas del poder, desde las dinámicas territoriales, las formas de gobierno local e indígena, la pugna por la expresión de las identidades (juveniles, religiosas, políticas, culturales)  y, las interacciones y  transacciones interpersonales desde su misma cotidianidad.